miércoles, 25 de marzo de 2009

CODIGO PROCESAL CIVIL Y MERCANTIL

El 18 de septiembre del 2008, mediante Decreto No. 712, la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador, decretó el Código Procesal Civil y Mercantil, y una vez que dicho órgano, aceptara las observaciones que le remitiera en su oportunidad el Presidente de la República, este fue publicado en el Diario Oficial No. 224, Tomo No. 381, de fecha 27 de noviembre de 2008.
El Código en comento, entrará en vigencia el 01 de enero de 2010, derogándose con ello el actual Código de Procedimientos Civiles hecho ley por medio de Decreto Ejecutivo de fecha 31 de diciembre de 1881, publicado en el Diario Oficial No. 1, Tomo No. 12, de fecha 01 de enero de 1882, con sus reformas; igual efecto será con la Ley de Procedimientos Mercantiles, la Ley de Casación, las normas procesales de la Ley de Inquilinato inclusive sus reformas, y todas aquellas leyes o disposiciones contenidas en otros cuerpos normativos referidos a las materias que regulará el nuevo código.
Dicha Normativa supera el antiguo proceso civil, que tiene su fuente en la Ley de Enjuiciamiento Civil Española de 1855, se consagró en el ordenamiento jurídico el “solemnis ordo iudiciarius” caracterizado por ser un Sistema escrito, lento, burocrático, exceso de ritualismos y formalidades generando una pérdida de tiempo.
El nuevo código se caracteriza por ser un modelo procesal adversativo – dispositivo; es decir, que su fundamento estriba en la introducción del principio de la oralidad, inmersa en las actuaciones procesales, fortaleciendo con ello la legalidad, publicidad, celeridad, concentración de actuaciones, y la inmediación.
Otras características que destaca dicha normativa son:
· Se regula la forma y el tiempo en que deben aportarse las pruebas: Se debe de realizar en audiencia, a efecto de evitar sorpresas para cualquiera de las partes.
· Se establece la revisión de las sentencias firmes: La Res Iudicata, como se ha consagrado, en el nuevo proceso puede revisarse la sentencia firme, sin embargo, sólo se permite en 4 casos: a) cuando después de pronunciada la sentencia se recobraren u obtuvieren documentos decisivos de los que no pudo disponer por fuerza mayor; b) si los documentos en que se basa la sentencia hubieren sido declarados falsos; c) cuando la sentencia tenga como base prueba testimonial o pericial y los testigos y peritos hubieren sido declarados culpables por falso testimonio respecto a las declaraciones que sirvieron de fundamento para la sentencia firme cuya revisión se pide; d) cuando la sentencia que se impugna por medio de la revisión, hubiese sido obtenida por cohecho, violencia o fraude.
En resumen, el nuevo Código Procesal Civil y Mercantil, busca darle un sentido humano a la justicia, que el juez sea activo y dinámico, eliminar los recursos e incidentes que generan retardar los juicios, combatir el exceso de carga laboral que asedia a los tribunales.

2 comentarios:

  1. ¡Otra vez lo mismo del código! A pesar de estamparlo nuevamente, no queda claro cuando estamos frente a un sistema adversativo-dispositivo. Por favor explique señor Carranza, eso que ha pegado aparece en la exposición de motivos de ese cuerpo normativo. A ver si puede mencionar cuáles de los princpios del proceso y del procedimiento le dan contenido a un sistema adversativo. Saludos Cordiales

    ResponderEliminar
  2. todo inicio es dificil pero gratificante

    ResponderEliminar